• 011 15-6937-7557
  • info@iglesiadelpuente.org

BIENVENIDO

La iglesia está donde vos estés

Horario de reuniones

Viernes, sábados y Domingos

Nos reunimos como iglesia de manera virtual en los siguientes días y horarios. Nos encantaría darte la bienvenida a vos, a tu familia y a tus amigos en el horario y formato de reunión que más se adapte a tus necesidades.

*sábado 20:00 es una reunión pensada especialmente para jóvenes y adolescentes.

formas de dar

Los recursos de nuestra iglesia y de nuestra fundación se basan en la generosidad y
compromiso de cada persona.

COVID-19

La Iglesia del Puente se reúne en línea debido a las recomendaciones de salud y seguridad por el coronavirus COVID-19. Nuestra prioridad es mantenernos conectados como familia e iglesia y ser una bendición para nuestra comunidad. Nuestros edificios pueden estar cerrados, ¡pero la iglesia no! Oramos para que todos lo veamos como una oportunidad para comprometernos y participar en nuestras reuniones de una nueva forma. La adoración será poderosa, se predicará la Palabra de Dios que transforma vidas y creemos que el Espíritu Santo será tangible y estará presente en todos los corazones y hogares cuando nos reunamos en línea en nuestra ciudad.

técnica y medios

sumate al equipo de técnica y medios a través del siguiente link

He decidido seguir a Jesús

Si esta es la primera vez que has escuchado acerca de Jesús o te estás reconciliando con Él y estás interesado en que nuestro equipo se ponga en contacto contigo.

¿Estás agradecido por algo?

¡Nos encanta tener un corazón agradecido al Señor, y sabemos que en cada momento Él cuida de nosotros! ¡Contanos que tenés para agradecer esta semana!

¿Necesitás que oremos por vos?

Como iglesia creemos en el poder de la oración. Cada domingo oramos juntos por las necesidades de las personas en nuestra iglesia. Déjanos aquí tu pedido de oración.

Para nosotros lo primero y prioritario es el Culto a Dios. Es decir que nuestra prioridad siempre será el Ser de Dios. Lo segundo es ministrar a la Iglesia y preparar a la gente para ocuparse, no solamente, de Dios sino de también de cada hermano. Y por último, deseamos poder alcanzar a cada persona que no tiene a Cristo con el esperanzador mensaje de Jesús.